“Los sueños sin metas solo son sueños. Sin metas diarias, semanales, mensuales, anuales,… Los sueños sin metas llevan a la desilusión. Las metas son lo que está entre los sueños y los logros. Las metas solo se pueden alcanzar con disciplina y constancia”.

PIAGET

Hace ya varios años que emprendí una nueva trayectoria profesional, reinventándome y dedicándome a algo prácticamente nuevo para mi, totalmente distinto a lo que había hecho durante los 15 años anteriores, los que resumían toda mi carrera profesional hasta la fecha. Todo lo que he visto, todo lo que he aprendido, todo lo que me ha resultado de valor en este nuevo camino lo he resumido en estas Diez claves para triunfar en el ámbito profesional que a continuación enumero y detallo. De haberlos conocido antes, de haberlos puesto en práctica, estoy seguro que el proceso de construcción de mi nueva profesión hubiese alcanzado el éxito con mayor celeridad. Al día de hoy, y no habiendo alcanzado ese éxito áun, creo que observar y tener muy presentes esto díez puntos me harán alcanzar mis metas con mucha más rapidez y de manera mucho más rotunda que por el contrario, obviándolos y no dándoles cumplimiento.

Quizás, la clave principal de todas, la más importante y la que debiera encabezar esta lista es la que afirma que no vale, no es suficiente, conocer o recordar estos principios. Hay que llevarlos a la práctica, integrarlos, convertirlos en experiencia y por tanto en realidad. Hay que ponerse en marcha y llevarlos a la acción.

Estas diez claves son las siguientes:

1.- ¿Tienes habilidades sociales, conectas con las personas, te resulta fácil relacionarte con ellas? Bien, ya has dado el primer paso. Ahora necesitas mostrarles a tus posibles clientes la pasión, la fuerza y el amor que pones en lo que haces. Es por eso por lo que ellos te querrán trabajar contigo: Querrán contratarte para que imprimas en su organización esa fuerza, esa pasión, esa motivación, ese amor que tú tienes y eres capaz de mostrar…

2.- Tu momento presente es el que es, no puedes cambiarlo. Lo que si puedes es poner todas tu energía para que este momento evolucione hasta convertirse en la situación o estado que deseas. Cinco, seis meses es tiempo para hacerlo todo, para cambiar muchas cosas, para construir muchas otras. La pregunta es: ¿Cómo quieres que sea tu situación dentro de ese tiempo? ¿Dónde quieres estar dentro de seis meses? Debes tener clara ya la respuesta a esta pregunta.

3.- Cuando buscas colaboraciones o sinergias con otros profesionales o entidades es un error pensar que vas a contactar con personas que están más “avanzadas” que tú, que tienen más contactos que tú y que vas a poder “descansar” en ellos. Pensar que te van a aportar mucho en tu momento inicial es un error. Todo el que busca colaboraciones las busca con alguien ya asentado, alguien mas grande que uno mismo. Eso te pasa a ti y les pasa a los demás. Por eso los más grandes no te ven a ti. Están mirando hacia arriba y no hacia abajo. Debes hacerte grande, un referente, con un prestigio reconocido para empezar a tener buenas colaboraciones, colaboraciones entre iguales. Vendrán a darte cuando tú estés preparado para darle a ellos.

4.- ¿Cuál es tu objetivo? ¿Lo tienes claro y lo tienes definido? ¿Has pensado en ello? ¿Es definido, medible, alcanzable y retador? No será algo como: “Recuperar mi inversión en formación” o “Que me vaya bien!!!”“Poder vivir de esto”. “Estar contenta con lo que gano”. “Trabajar mucho…” ¿Das por válidos estos objetivos o estás dispuesto a definirlos y pulirlos hasta que sean una verdadera guía, un auténtico mapa que te lleve hacia dónde quieres ir y te diga cómo has de llegar? Sin objetivo no hay logro a alcanzar. Sólo hay deriva. El tuyo tiene que ser sólido. Y recuerda, la modestia no es una buena herramienta para definir objetivos. La humildad si, pero son cosas distintas.

Si no sabes lo que quieres, o a dónde vas, no lo conseguirás alcanzar.

5.- Queremos que los clientes nos atiendan, conectar, que nos contraten, hacer nuestro trabajo, y por supuesto que nos paguen. Para muchos parece que este es el final del itinerario con una empresa. Eso es un error. Después de que te paguen, después de trabajar para alguien la relación, si la cuidas, no ha hecho más que empezar. Cada cliente puede darte referencias para abrir las puertas de otras empresas, de otros clientes para ti: Sus clientes, sus proveedores, sus amigos, etc… Puedes pedirle que te valoren en tu facebook o que hagan un comentario positivo para tu web. Puedes pedirles también cartas de recomendación, etc… Piensa que no hay nada más valioso para vender tu producto como la opinión de un cliente contento. Puedes volver a trabajar con ellos más adelante, cada año o cada cierto tiempo. La relación con quien haya sido tu cliente debe ser “eterna”.

6.- ¿Tienes un buen currículum? ¿Sabes de tu materia, de tu campo, de tu sector? Bien, pero, ¿qué es lo que no sabes? ¿Sabes de redes sociales, de informática y diseño de presentaciones, de marketing, de contabilidad, de finanzas, de comercio y ventas? ¿Sabes de la existencia y los plazos de subvenciones que te pueden ayudar? ¿Sabes manejar y sacar provecho de Linkelin? ¿Sabes de Facebook todo lo que habría que saber para anunciar tu negocio, o tu nivel sigue siendo de “usuario”? ¿Qué entiendes de empresas, de sus estructuras, hábitos, mentalidades, flujos, “dolores” o necesidades? ¿Sabes inglés? ¿Sabes manejar y hacer cambios en tu web? ¿Tienes canal de Youtube?… El camino a recorrer es muy largo

7.- Antes de empezar a esforzarte en buscar y ganar dinero pregúntate cual es la relación que tienes con él. ¿Qué imagen tienes del dinero? ¿Y a nivel de tu subconsciente? ¿Para ti es algo sucio, malo, que causa “problemas en las familias”, dolor en el mundo, es “la causa de muchos males”?. ¿Cuáles son tus creencias sobre el dinero? ¿Has tenido dinero en otras fases de tu vida? ¿Lo tuvo tu familia? ¿Cuánto dinero hubo a tu alrededor en tu infancia y cómo lo hicieron tus padres con él? ¿Cómo y qué hicieron si no lo hubo? ¿Cuándo tienes dinero, lo gastas rápido, lo derrochas, lo retienes, lo atesoras,… qué relación tienes con él? Debes tener claras cuáles y cómo son tus creencias profundas sobre el dinero antes de gastar vida y energía buscándolo sin que te llegue…

8.- Debes fijarte un objetivo económico claro y no hay otro más claro que marcarte la cantidad de dinero que desees recibir al mes (o al trimestre) y en cuanto tiempo va a empezar a recibirla. Por ejemplo: “Facturaré 2.000 € mensuales a partir del mes de septiembre de 2019”. Este objetivo debe ser realista y alcanzable, pero a la vez tiene que ser retador. !!!Tienes que ser ambicioso!!! ¿Te has fijado poco dinero al principio? ¿Por modestia, humildad, miedo? (Vuelve a leer el punto 7). Puede que tengas que re-ajustar algo tu objetivo pasados unos meses, pero solo “algo”. No puedes pasar de fijarte 2.000 € al mes a contentarte con 700. Sí en cambio puedes pasar de fijarte 2.000 a 1.600 o 1.700. Cuando lo tengas fijado, lo desees, lo visualices y te pongas en marcha, el universo empezará a moverse para hacer que eso que has fijado se cruce en tu camino.

9.- Nadie lo ha conseguido solo. Nadie se hizo rico en soledad. Es necesario tejer una red, crear uniones, ampliar tu “universo”. No estoy hablando de únicamente de colaboradores. Estoy hablando de personas que te acompañen en el camino, de las que aprender continuamente y sin parar. Mira a tu alrededor… esas personas están ahí. Solo tienes que iniciar el diálogo con ellas. Ahora mismo, en este momento, estás rodeada de maestros y compañeros de viaje. De igual manera, nadie lo consiguió tampoco sin dejar de aprender, de conocer más, de formarse. El camino del éxito está empedrado de libro leídos y aprendizajes recibidos.

Nadie lo ha conseguido solo. Rodéate de personas que te acompañen en el camino.

10.- Cuando recibes un “No” en lo comercial no es un no hacia tu persona, tu formación o tus conocimientos. Es un “No” al mensaje que en ese momento le ha llegado a tu cliente elegido. Quizás el mensaje no estaba pulido, quizás no era el momento oportuno, quizás no llegó, no lo vieron, no lo leyeron… ¿Imaginas cuantos e-mails vas a mandar sin que ni siquiera lleguen a abrirlos o a terminar de leerlos? No tengas miedo de insistir e insistir en una empresa. Quizás nunca leyeron lo que enviaste, no te recuerdan y aunque tu puedas creer que llevas 6 meses dando “el coñazo” ellos pueden tener la impresión de que te ven por primera vez, porque antes no lo habían hecho. Cada sector tiene una serie de “Noes” por cada “Si”. Debes coleccionar “Noes” para obtener un si. Cada vez que te digan “No”, es un paso que te acerca hasta el siguiente “Si”.

Hay una película en la que el protagonista, condenado a cadena perpetua, envió una carta diaria al gobierno solicitando una biblioteca para la prisión. Diecisiete años después de enviar la primera recibió dos docenas de cajas con libros, junto con una carta de respuesta que decía: “Por favor, no escriba más”. Al día siguiente empezó a enviar dos cartas diarias con su nueva petición…